Blog personal de Javi Araguz

Las 20 mejores películas que he visto en 2014

Ya lo he convertido en tradición: aquí tenéis mi lista completamente subjetiva y sin orden de preferencia de lo mejor que he visto en 2014 (podéis consultar también las de 2008, 2009, 201020112012 y 2013). Este año he visionado 302 películas (sin contar cortos, documentales ni series), de las cuales he seleccionado las veinte que por una u otra cosa más me han gustado. Al final de la entrada también podéis consultar mi top ten de pelis estrenadas en 2014 (según IMDB.com).

Javi_Araguz-Mejores_pelis_2014.jpg

 

Nebraska: Un anciano con alzhéimer, rodada en blanco y negro… pintaba a dramón del bueno y algo gafapasta, pero al final resultó ser una de las grandes sorpresas del año. Se trata de una sátira sobre la vejez, la familia y el dinero.

The Grand Budapest Hotel: Para mí, la película más redonda de Wes Anderson. Cuenta con todo lo que hace especial a este director y al mismo tiempo logra construir un entretenimiento accesible incluso para aquellos que no acaban de verle la gracia a su particular estilo. Además, el reparto es espectacular, la foto increíble, la dirección del arte maravillosa y la música corre a cargo del gran Desplat. Imprescindible.

Her: Otro director raruno que vuelve a dar en el clavo. Joaquin Phoenix consigue que nos creamos que está perdidamente enamorado de un sistema operativo. Una visión del futuro cercano muy diferente a las que nos tiene acostumbrado Hollywood.

Frank: Ese actorazo llamado Michael Fassbender consigue que empaticemos con un cantante que nunca se quita una cabezota gigante de cartón piedra. La película nos muestra la delgada línea que separa la cordura de la genialidad.

Enemy: A veces las películas destacan por sus imperfecciones. Tal vez no sea tan redonda como otras obras del director, pero su atmósfera y la excelente interpretación de Gyllenhaall son tan grandes que poco importan sus impurezas.

Coherence: Un tipo engaña a un puñado de actores para que rueden durante cinco días en su casa y consigue uno de los peliculones de ciencia ficción del año. ¡Envidia cochina es lo que tengo! Con obras como esta se demuestra una vez más que lo importante son las ideas.

I, Origins: El director de Another Earth vuelve con su actriz fetiche y su tema predilecto (las segundas oportunidades), pero ahora hila más fino y cuenta con muchos más recursos a su alcance. En mi opinión, la justa vencedora del festival de Sitges.

Only Lovers Left Alive: Si existieran los vampiros serían así… melancólicos y un poco hipsters. Lo importante no es lo que cuenta Jarmusch, sino el cómo lo cuenta.

The Guest: Un gran homenaje a las pelis ochenteras de serie B que, a pesar de todo, logra funcionar por sí misma. Para disfrutarla sin complejos.

The Wolf of Wall Street: Una oda al exceso articulada por el mejor Scorsese y un Leonardo DiCaprio que bien podría haberse llevado el OSCAR con su interpretación (impresionante la escena en la que se arrastra por el suelo).

Relatos salvajes: Toda una sorpresa. Las pelis fragmentadas no suelen funcionar muy bien, pero ésta te maravilla con cada uno de sus relatos sobre el hartazgo y la venganza. Un director al que seguirle la pista muy de cerca.

What We Do in the Shadows: Más vampiros (y hombres lobo), pero en esta ocasión en clave de comedia. Humor absurdo importado de Nueva Zelanda.

Locke: Un experimento cinematográfico que se sostiene gracias a la increíble interpretación de Tom Hardy. Toda la película transcurre alrededor de un único personaje en el interior de un coche… y sin embargo logra emocionar y entretener.

Big Hero 6: No apostaba por el matrimonio de Disney/Marvel, pero lo cierto es que han salido muy bien parados en su intento de ponerle corazón a una historia de superhéroes. Como siempre, su nivel técnico y artístico es impresionante. No será recordada como uno de los grandes clásicos de la compañía, pero merece destacarse por su atrevimiento (¿quién nos iba a decir hace quince años que Disney iba a terminar produciendo una película de superhéroes con clara influencia manga? Renovarse o morir).

Boyhood: Otro experimento de esos que tanto me gustan. En esta ocasión, Richard Linklater ha construido la historia a medida que su actor principal crecía ¡durante doce años! Aunque como película no me ha deslumbrado, la simpleza con la que nos muestra algo tan cotidiano como la transición a la vida adulta la hace digna de todos los elogios.

Nymphomaniac: Lars von Trier es un tipo polémico que suelta lindezas como que Hitler le caía bien y que suele escribir sus películas borracho, pero hay que reconocerle su pericia para hacer cine mayúsculo. La película (dividida en dos partes por estas tierras) es tan sórdida como uno espera, pero también muy sólida en todos sus apartados.

Interestellar: Aunque en general me decepcionó bastante (el guion tiene más de un agujero negro… y no me refiero al que aparece en la película), lo cierto es que Nolan sabe cómo hacer que  las cosas resulten épicas. Es cine-espectáculo y funciona como tal.

The Young and Prodigious T.S. Spivet: Aunque siempre me ha parecido que Jeunet nunca ha logrado superarse a sí mismo desde Amélie, lo cierto es que narrando el extravagante viaje de este niño prodigio vuelve a sacar lo mejor de sí mismo.

Gone Girl: Fincher es capaz de convertir un culebrón de sobremesa lleno de fisuras en un emocionante thriller sin renunciar a su estilo.

About Time: Una muy buena comedia romántica y aún mejor película de viajes en el tiempo por el director de la ya mítica Love Actually. En serio, no os la perdáis. Maravillosa.

 

Se quedan a las puertas: El abuelo que saltó por la ventana y se largó (pongo el título traducido en vez del original noruego; no he tenido la oportunidad de leer el libro en el que se basa la película, pero sospecho que su historia -una especie de Forrest Gump con un anciano como protagonista- es el culpable de que resulte tan entretenida), La vie d’Adèle (le reconozco muchos méritos, pero se me hizo demasiado larga y aburrida), In a World (curiosa vencedora al mejor guion en Sundance), How to Train Your Dragon 2 (me resultó increíble que mantuviera el nivel de la primera parte, pero es más de lo mismo), Jeune & Jolie (hay temas que deben tocarse con tanta delicadeza que sorprende que Ozon logre salir tan bien parado), Magic in the Moonlight (últimamente Woody Allen siempre hace lo mismo, pero lo hace tan bien que por mí puede seguir así durante mucho tiempo), The Grand Seduction (entrañable comedia que al tratarse de un remake con caras conocidas probablemente herede todo lo bueno de su predecesora), The Raid 2: Berandal (la saga se reinventa, pero sus tortazos siguen doliendo tanto o más), Captain Abu Raed (peli jordana de 2007 que ha resultado ser todo un descubrimiento tardío), The Voices (la autora de la fantástica Persépolis saca toda su mala leche en esta comedia sobre un asesino), Begin Again (una comedia romántica más inteligente de lo habitual, ¡del director de Once!), The Physician (no puedo confirmar si se trata de una buena adaptación del libro porque no lo he leído, pero como película de aventuras cumple con lo prometido), Guardians of the Galaxy (¡ay!, me lo pasé pipa con ella, pero el hype me hizo mucho daño y al final me pareció una película Marvel como cualquier otra, pero con más comedia de lo habitual), Standing Up (tiene esa chispa de inocencia de la que carecen muchas otras pelis, admito que tal vez sea uno de mis placeres culpables de este año), Rush (que una peli que sobre el papel no me interese lo más mínimo acabe gustándome tanto es una muy buena señal), Carmina y Amén (esperaba una secuela innecesaria y me encontré con una película muy superior a su predecesora), Starred Up (una peli de cárceles que deja a Prison Break a la altura de un Chikipark), The LEGO Movie (me pareció muy meritoria la forma de convertir un juguete en una peli de animación tan divertida), Like Father, Like Son (plantea un dilema muy interesante: ¿si descubrieras que cambiaron a tu hijo al nacer, te quedarías con él o tratarías de recuperar a tu descendiente biológico?), All is Lost (Robert Redford no necesita más que una barca para recordarnos lo buen actor que es), Big Bad Wolves (sin ser el peliculón que me habían vendido, esta película israelí está más que bien), Inside Llewyn Davis (aunque no llegó a “tocarme”, tiene un encanto fuera de toda duda), Dallas Buyers Club (se llevó dos OSCAR muy merecidos) y Dirty Filthy Love (en realidad se trata de una telemovie británica de 2004 que no destaca especialmente por su calidad cinematográfica, pero que trata un tema tan desconocido como el trastorno obsesivo-compulsivo desde una perspectiva muy distinta a la clásica Mejor… Imposible que todos conocemos, recomendable para los interesados en el tema).

Las más malas: Heaven is for Real (película católica, hecha para católicos y con la que seguramente Greg Kinnear se pagó su coche nuevo), Monsters 2: Dark Continent (una de las grandes decepciones del pasado Sitges, soporífera es poco), La Fille du 14 Juillet (tan absurda como aburrida), The Legend of Hercules (que la interpretada por The Rock sea “la buena” de las dos que se estrenaron lo dice todo), I, Frankenstein (intentaron levantar un nuevo Underworld basándose en sus fallos en vez de en sus aciertos, que algunos tiene), The Prince (se quedaría en peli del montón si no fuera porque se ven hasta las cámaras reflejadas en los cristales) y Tammy (Melissa McCarthy se pega un tiro en el pie, lo peor que le puede pasar a una comedia es que no haga gracia).

Las más raras: Gente en sitios (cortos de “gente haciendo cosas”, a veces incluso sin sentido), Borgman (no sé ni cómo explicarla), Bronies: The Extremely Unexpected Adult Fans of My Little Pony (sí, habéis leído bien… el título lo dice todo), Premature (un adolescente viaja en el tiempo cada vez que se le pone dura), L’écume des jours (el Gondry más pasado de vueltas) y Tusk (la película más WTF! que he visto en mucho tiempo: un tipo convierte a otro en una morsa).

Las que me han decepcionado: Godzilla (no era tan difícil superar a la de Emmerich, a esta peli le falta cerebro y corazón), Robocop (era un remake innecesario, pero bien aprovechado habría dado lugar a una nueva franquicia muy interesante) e Interestellar (sí, una de las películas que están en mi top 20 también se encuentra entre las que más me han decepcionado, ¡esperaba más!).

Documentales: The Act of Killing (tan crudo que fui incapaz de verlo de una sentada, indignante), Cutie and the Boxer (seguimiento a una entrañable pareja de artistas ancianos que emigraron a EEUU hace décadas).

Las que aún no he visto: Birdman, Whiplash, Magical GirlThe Kingdom of Dreams and Madness y Nightcrawler.

Y en cuanto a cine español: Enemy (sí, se puede considerar española), 3 bodas de más (me lo hizo pasar bien, que es a lo que debe aspirar una comedia) y Carmina y Amén. En cuanto a las que han hecho más ruido este año: Ocho apellidos vascos me hizo tanta gracia como un capítulo de 7 vidas, pero poco más; El niño está sorprendentemente bien y Open Windows empieza muy bien, pero se va deshaciendo a medida que avanza.

 

Top ten de películas estrenadas en 2014 (según IMDB.com y sin orden de preferencia):

-I, Origins (Mike Cahill).
-The Guest (Adam Wingard).
-The Grand Hotel Budapest (Wes Anderson).
-Relatos Salvajes (Damián Szifron).
-What We do in the Shadows (Jemaine Clement y Taika Waititi).
-Boyhood (Richard Linklater).
-Nymphomaniac (Lars von Trier).
-Big Hero 6 (Don Hall y Chris Williams).
-Gone Girl (David Fincher).
-Interestellar (Christopher Nolan).

Post a Comment