Blog personal de Javi Araguz

Las 20 mejores películas que he visto en 2015

Un año más, os traigo mi lista completamente subjetiva y sin orden de preferencia de lo mejor que he visto a lo largo del año. Podéis consultar también las de 2008, 2009, 2010201120122013 y 2014). Este año he visionado 274 películas (sin contar cortos, documentales ni series), de las cuales he seleccionado veinte. Al final de la entrada también podéis consultar mi top ten de pelis estrenadas en 2015 (según IMDB.com).

Javi_Araguz-Mejores_pelis_2015.jpg

 

Mad Max: Fury Road: No soy un gran fan de la trilogía original, pero esta película me dejó sin aliento. Miller nos regala dos horas de acción sin freno y nos hace morder el polvo con cada plano. Otra cosa que me gustó mucho es la mitología que esconden detrás sus personajes (por ejemplo, la secta del V8). ¡Quiero más cine de acción así!

Whiplash: Una película sobre música desde una perspectiva casi militar. Me fascinó la intensidad de los personajes.

Nightcrawler: Gylenhall es uno de los grandes y lo demuestra una vez más en este peliculón sobre la falta de empatía del ser humano.

Ex Machina: Una de esas películas de ciencia-ficción intimista. Apenas tres personajes en un decorado dan para mucho.

Victoria: O la amas o la odias. Yo la disfruté muchísimo. Tal vez se haga un poco larga, pero teniendo en cuenta que está rodada con un único plano secuencia y que la vida no se puede editar, es un ejercicio de estilo espectacular.

Inside Out: Uno de esos Pixar que te llegan. Eché de menos un mundo un poco más poblado, pero el resultado es magnífico.

Cop Car: Dos niños le roban el coche patrulla a un poli corrupto… y se lía parda. Un thriller muy bien llevado.

Birdman: Una excentricidad genial, aunque tal vez un pelín sobrevalorada.

Youth: Sorrentino rueda con una elegancia de la que pocos pueden alardear. Al final te da igual lo que te cuente.

Song of the Sea: Una de las películas de animación del año. Sencilla, sincera, muy curiosa y en 2D.

Force Majeure: La historia se articula alrededor del pequeño error que comete uno de sus personajes y nos muestra lo delicadas que son las relaciones familiares.

Star Wars: The Force Awakens: Tal vez no sea el peliculón que muchos proclaman, pero para mí esta saga espacial siempre fue pura aventura y entretenimiento. Abrams ha logrado una película que funciona como remake para las nuevas generaciones y como secuela repleta de nostalgia para las anteriores (algo que a mi juicio pretendía también Jurassic World, pero que no consiguió).

Irrational Man: Aunque un Woody Allen menor, aun así muy inspirado. Este hombre hace brillar lo cotidiano y siempre sabe rodearse de buenos actores.

She’s Funny that Way: Una comedia de enredos muy en la línea del arriba mentado, Woody Allen.

The Visit: Shyamalan tiró por el retrete su carrera rodando truños como The Last Airbender o After Earth, pero con The Visit recupera aquello que le hacía especial. Aun con sus defectos, me encantó.

Kumiko: The Treasure Hunter: Una japonesa se obsesiona con el tesoro que entierran en la película Fargo, de los Cohen, y decide ir en su búsqueda. Original y sugerente.

Dope: Me sorprendió descubrir una nueva forma de contar algo que ya hemos visto mil veces. Es entrañable, dura, macarra y graciosa al mismo tiempo.

Kingsman: The Secret Service: Me gustó más esta pseudo-parodia de James Bond que la original, Spectre. Divertida y muy entretenida.

The Age of Adaline: Mi placer culpable. No es una gran película, pero me gustó lo que contaba y cómo lo contaba. Dadle una oportunidad.

Turbo Kid: Mad Max con bicicletas en un futuro imaginado desde unos años ochenta idealizados. No es una gran película, pero sí una enorme broma rodada con mucho cariño. Soy fan total de Apple y su palo-gnomo.

 

Se quedan a las puertas: The Martian (me habría gustado que fuera un poco más realista y algo menos patriótica), Scouts Guide to the Zombie Apocalypse (como comedia de zombis juvenil funciona muy bien), Hermosa juventud (su protagonista me pareció todo un descubrimiento), Vacation (es una comedia y es graciosa, no le puedo pedir más), Zoom (resulta muy interesante la combinación de imagen real y animación), Macbeth (sus interpretaciones y sobre todo la Dirección de Fotografía es impresionante, pero a la película le falta ritmo), Me and Earl and the Dying Girl (explica de una forma muy fresca algo muy duro), While We’re Young (o cómo los hipsters se pasan de la raya), The Gift (inquietante, sabe mantener la tensión durante todo el metraje) The Reunion (como experimento está muy bien; tras su visionado recomiendo buscar a la directora en la Wikipedia), Pan (no es buena, pero visualmente me resultó muy interesante), Focus (muy entretenida), Asterix: The Land of the Gods (una muy buena adaptación del cómic original), Spring (me sorprendió), American Sniper (otro buen trabajo del Clint Eastwood director). Unbroken (resulta que la Jolie no solo es guapa y buena actriz, ahora también dirige bien), Faults (sobre sectas y perdedores), The Theory of Everything (Eddie Redmayne lo clava), Babysitting (comedia francesa con chispa), Two Days One Night (Cotillard demuestra lo buena actriz que es), Clouds of Sils Maria (todas demuestran los buenas actrices que son).

Las más malas: A Pigeon Sat on a Branch Reflecting on Existence (aunque comprendí las intenciones de su director, me pareció absolutamente soporífera), The Boy Next Door (si no estuviera Jennifer López no se habría estrenado en cines… y probablemente tampoco en televisión), Bloodsucking Bastards (un “The Office con vampiros”, ¿qué podía salir mal?, que alguien haga el remake y lo pete, por favor).

Las más raras: Tejen (conocí al director en Buenos Aires y ya me advirtió que era más un ejercicio de estilo que una película convencional), A Pigeon Sat on a Branch Reflecting on Existence (actores maquillados como si fueran cadáveres, chistes que no hacen gracia, hilo argumental apenas existente… un 7 en IMDB y un montón de premios).

Las que me han decepcionado: Attack on Titan (no le llega ni a la suela de los zapatos al anime y encima abusa de CGI de chichinabo), Jupiter Ascending (nos vendieron un nuevo Matrix y se trataba de un tebeo pulp con fuegos artificiales) y High-Rise (no me gustó nada el aire retro que tiene ni me interesó lo más mínimo la historia que cuenta), Fantastic Four (¿a quién no le ha decepcionado?), Hot Tub Timemachine 2 (sí, ya sé, me lo merezco… pero es que la primera era graciosa).

Documentales: The Wolfpack (unos chavales que viven durante más de una década encerrados en casa aprenden todo lo que saben sobre el mundo a través de DVDs, muy recomendable), The Kingdom of Dreams and Madness (una oportunidad única para comprender cómo trabaja Miyazaki y su equipo).

Las que aún no he visto: Love (la de Gaspar Noé), La novia, The Invitation.

Y en cuanto a cine español: El desconocido, El niño, Negociador, Anacleto: Agente secretoLa isla mínima me dejó frío y Truman bien, pero ya está (qué bueno es Darín).

 

Top ten de películas estrenadas en 2015 (según IMDB.com y sin orden de preferencia):

-Mad Max: Fury Road (George Miller).
-Ex Machina (Alex Garland).
-Victoria (Sebastian Schipper).
-Inside Out (Peter Docter, Ronaldo del Carmen).
-Cop Car (Jon Watts).
-Youth (Paolo Sorrentino).
-She’s Funny That Way (Peter Bogdanovich-).
-Star Wars: The Force Awakens (J.J. Abrams).
-The Visit (M. Night Shyamalan).
-Irrational Man (Woody Allen).

 

Las 20 mejores películas que he visto en 2014

Ya lo he convertido en tradición: aquí tenéis mi lista completamente subjetiva y sin orden de preferencia de lo mejor que he visto en 2014 (podéis consultar también las de 2008, 2009, 201020112012 y 2013). Este año he visionado 302 películas (sin contar cortos, documentales ni series), de las cuales he seleccionado las veinte que por una u otra cosa más me han gustado. Al final de la entrada también podéis consultar mi top ten de pelis estrenadas en 2014 (según IMDB.com).

Javi_Araguz-Mejores_pelis_2014.jpg

 

Nebraska: Un anciano con alzhéimer, rodada en blanco y negro… pintaba a dramón del bueno y algo gafapasta, pero al final resultó ser una de las grandes sorpresas del año. Se trata de una sátira sobre la vejez, la familia y el dinero.

The Grand Budapest Hotel: Para mí, la película más redonda de Wes Anderson. Cuenta con todo lo que hace especial a este director y al mismo tiempo logra construir un entretenimiento accesible incluso para aquellos que no acaban de verle la gracia a su particular estilo. Además, el reparto es espectacular, la foto increíble, la dirección del arte maravillosa y la música corre a cargo del gran Desplat. Imprescindible.

Her: Otro director raruno que vuelve a dar en el clavo. Joaquin Phoenix consigue que nos creamos que está perdidamente enamorado de un sistema operativo. Una visión del futuro cercano muy diferente a las que nos tiene acostumbrado Hollywood.

Frank: Ese actorazo llamado Michael Fassbender consigue que empaticemos con un cantante que nunca se quita una cabezota gigante de cartón piedra. La película nos muestra la delgada línea que separa la cordura de la genialidad.

Enemy: A veces las películas destacan por sus imperfecciones. Tal vez no sea tan redonda como otras obras del director, pero su atmósfera y la excelente interpretación de Gyllenhaall son tan grandes que poco importan sus impurezas.

Coherence: Un tipo engaña a un puñado de actores para que rueden durante cinco días en su casa y consigue uno de los peliculones de ciencia ficción del año. ¡Envidia cochina es lo que tengo! Con obras como esta se demuestra una vez más que lo importante son las ideas.

I, Origins: El director de Another Earth vuelve con su actriz fetiche y su tema predilecto (las segundas oportunidades), pero ahora hila más fino y cuenta con muchos más recursos a su alcance. En mi opinión, la justa vencedora del festival de Sitges.

Only Lovers Left Alive: Si existieran los vampiros serían así… melancólicos y un poco hipsters. Lo importante no es lo que cuenta Jarmusch, sino el cómo lo cuenta.

The Guest: Un gran homenaje a las pelis ochenteras de serie B que, a pesar de todo, logra funcionar por sí misma. Para disfrutarla sin complejos.

The Wolf of Wall Street: Una oda al exceso articulada por el mejor Scorsese y un Leonardo DiCaprio que bien podría haberse llevado el OSCAR con su interpretación (impresionante la escena en la que se arrastra por el suelo).

Relatos salvajes: Toda una sorpresa. Las pelis fragmentadas no suelen funcionar muy bien, pero ésta te maravilla con cada uno de sus relatos sobre el hartazgo y la venganza. Un director al que seguirle la pista muy de cerca.

What We Do in the Shadows: Más vampiros (y hombres lobo), pero en esta ocasión en clave de comedia. Humor absurdo importado de Nueva Zelanda.

Locke: Un experimento cinematográfico que se sostiene gracias a la increíble interpretación de Tom Hardy. Toda la película transcurre alrededor de un único personaje en el interior de un coche… y sin embargo logra emocionar y entretener.

Big Hero 6: No apostaba por el matrimonio de Disney/Marvel, pero lo cierto es que han salido muy bien parados en su intento de ponerle corazón a una historia de superhéroes. Como siempre, su nivel técnico y artístico es impresionante. No será recordada como uno de los grandes clásicos de la compañía, pero merece destacarse por su atrevimiento (¿quién nos iba a decir hace quince años que Disney iba a terminar produciendo una película de superhéroes con clara influencia manga? Renovarse o morir).

Boyhood: Otro experimento de esos que tanto me gustan. En esta ocasión, Richard Linklater ha construido la historia a medida que su actor principal crecía ¡durante doce años! Aunque como película no me ha deslumbrado, la simpleza con la que nos muestra algo tan cotidiano como la transición a la vida adulta la hace digna de todos los elogios.

Nymphomaniac: Lars von Trier es un tipo polémico que suelta lindezas como que Hitler le caía bien y que suele escribir sus películas borracho, pero hay que reconocerle su pericia para hacer cine mayúsculo. La película (dividida en dos partes por estas tierras) es tan sórdida como uno espera, pero también muy sólida en todos sus apartados.

Interestellar: Aunque en general me decepcionó bastante (el guion tiene más de un agujero negro… y no me refiero al que aparece en la película), lo cierto es que Nolan sabe cómo hacer que  las cosas resulten épicas. Es cine-espectáculo y funciona como tal.

The Young and Prodigious T.S. Spivet: Aunque siempre me ha parecido que Jeunet nunca ha logrado superarse a sí mismo desde Amélie, lo cierto es que narrando el extravagante viaje de este niño prodigio vuelve a sacar lo mejor de sí mismo.

Gone Girl: Fincher es capaz de convertir un culebrón de sobremesa lleno de fisuras en un emocionante thriller sin renunciar a su estilo.

About Time: Una muy buena comedia romántica y aún mejor película de viajes en el tiempo por el director de la ya mítica Love Actually. En serio, no os la perdáis. Maravillosa.

 

Se quedan a las puertas: El abuelo que saltó por la ventana y se largó (pongo el título traducido en vez del original noruego; no he tenido la oportunidad de leer el libro en el que se basa la película, pero sospecho que su historia -una especie de Forrest Gump con un anciano como protagonista- es el culpable de que resulte tan entretenida), La vie d’Adèle (le reconozco muchos méritos, pero se me hizo demasiado larga y aburrida), In a World (curiosa vencedora al mejor guion en Sundance), How to Train Your Dragon 2 (me resultó increíble que mantuviera el nivel de la primera parte, pero es más de lo mismo), Jeune & Jolie (hay temas que deben tocarse con tanta delicadeza que sorprende que Ozon logre salir tan bien parado), Magic in the Moonlight (últimamente Woody Allen siempre hace lo mismo, pero lo hace tan bien que por mí puede seguir así durante mucho tiempo), The Grand Seduction (entrañable comedia que al tratarse de un remake con caras conocidas probablemente herede todo lo bueno de su predecesora), The Raid 2: Berandal (la saga se reinventa, pero sus tortazos siguen doliendo tanto o más), Captain Abu Raed (peli jordana de 2007 que ha resultado ser todo un descubrimiento tardío), The Voices (la autora de la fantástica Persépolis saca toda su mala leche en esta comedia sobre un asesino), Begin Again (una comedia romántica más inteligente de lo habitual, ¡del director de Once!), The Physician (no puedo confirmar si se trata de una buena adaptación del libro porque no lo he leído, pero como película de aventuras cumple con lo prometido), Guardians of the Galaxy (¡ay!, me lo pasé pipa con ella, pero el hype me hizo mucho daño y al final me pareció una película Marvel como cualquier otra, pero con más comedia de lo habitual), Standing Up (tiene esa chispa de inocencia de la que carecen muchas otras pelis, admito que tal vez sea uno de mis placeres culpables de este año), Rush (que una peli que sobre el papel no me interese lo más mínimo acabe gustándome tanto es una muy buena señal), Carmina y Amén (esperaba una secuela innecesaria y me encontré con una película muy superior a su predecesora), Starred Up (una peli de cárceles que deja a Prison Break a la altura de un Chikipark), The LEGO Movie (me pareció muy meritoria la forma de convertir un juguete en una peli de animación tan divertida), Like Father, Like Son (plantea un dilema muy interesante: ¿si descubrieras que cambiaron a tu hijo al nacer, te quedarías con él o tratarías de recuperar a tu descendiente biológico?), All is Lost (Robert Redford no necesita más que una barca para recordarnos lo buen actor que es), Big Bad Wolves (sin ser el peliculón que me habían vendido, esta película israelí está más que bien), Inside Llewyn Davis (aunque no llegó a “tocarme”, tiene un encanto fuera de toda duda), Dallas Buyers Club (se llevó dos OSCAR muy merecidos) y Dirty Filthy Love (en realidad se trata de una telemovie británica de 2004 que no destaca especialmente por su calidad cinematográfica, pero que trata un tema tan desconocido como el trastorno obsesivo-compulsivo desde una perspectiva muy distinta a la clásica Mejor… Imposible que todos conocemos, recomendable para los interesados en el tema).

Las más malas: Heaven is for Real (película católica, hecha para católicos y con la que seguramente Greg Kinnear se pagó su coche nuevo), Monsters 2: Dark Continent (una de las grandes decepciones del pasado Sitges, soporífera es poco), La Fille du 14 Juillet (tan absurda como aburrida), The Legend of Hercules (que la interpretada por The Rock sea “la buena” de las dos que se estrenaron lo dice todo), I, Frankenstein (intentaron levantar un nuevo Underworld basándose en sus fallos en vez de en sus aciertos, que algunos tiene), The Prince (se quedaría en peli del montón si no fuera porque se ven hasta las cámaras reflejadas en los cristales) y Tammy (Melissa McCarthy se pega un tiro en el pie, lo peor que le puede pasar a una comedia es que no haga gracia).

Las más raras: Gente en sitios (cortos de “gente haciendo cosas”, a veces incluso sin sentido), Borgman (no sé ni cómo explicarla), Bronies: The Extremely Unexpected Adult Fans of My Little Pony (sí, habéis leído bien… el título lo dice todo), Premature (un adolescente viaja en el tiempo cada vez que se le pone dura), L’écume des jours (el Gondry más pasado de vueltas) y Tusk (la película más WTF! que he visto en mucho tiempo: un tipo convierte a otro en una morsa).

Las que me han decepcionado: Godzilla (no era tan difícil superar a la de Emmerich, a esta peli le falta cerebro y corazón), Robocop (era un remake innecesario, pero bien aprovechado habría dado lugar a una nueva franquicia muy interesante) e Interestellar (sí, una de las películas que están en mi top 20 también se encuentra entre las que más me han decepcionado, ¡esperaba más!).

Documentales: The Act of Killing (tan crudo que fui incapaz de verlo de una sentada, indignante), Cutie and the Boxer (seguimiento a una entrañable pareja de artistas ancianos que emigraron a EEUU hace décadas).

Las que aún no he visto: Birdman, Whiplash, Magical GirlThe Kingdom of Dreams and Madness y Nightcrawler.

Y en cuanto a cine español: Enemy (sí, se puede considerar española), 3 bodas de más (me lo hizo pasar bien, que es a lo que debe aspirar una comedia) y Carmina y Amén. En cuanto a las que han hecho más ruido este año: Ocho apellidos vascos me hizo tanta gracia como un capítulo de 7 vidas, pero poco más; El niño está sorprendentemente bien y Open Windows empieza muy bien, pero se va deshaciendo a medida que avanza.

 

Top ten de películas estrenadas en 2014 (según IMDB.com y sin orden de preferencia):

-I, Origins (Mike Cahill).
-The Guest (Adam Wingard).
-The Grand Hotel Budapest (Wes Anderson).
-Relatos Salvajes (Damián Szifron).
-What We do in the Shadows (Jemaine Clement y Taika Waititi).
-Boyhood (Richard Linklater).
-Nymphomaniac (Lars von Trier).
-Big Hero 6 (Don Hall y Chris Williams).
-Gone Girl (David Fincher).
-Interestellar (Christopher Nolan).

Videoclip “La isla de los fantasmas”

En junio empecé la producción de mi primer videoclip como director (que por su complejidad aún se encuentra en postproducción) y tan solo un mes después se me presentó la oportunidad de rodar el segundo. A veces la vida juega al doble o nada.

El secreto de Brunanburh es un grupo indie-pop de reciente creación. Conocí a Gloria (su compositora y vocalista), hace algún tiempo; de hecho, no es la primera vez que colaboramos juntos (podéis escuchar la magnífica banda sonora que compuso para mi corto FreeMIND). Huelga decir que a esta cordobesa le sobra talento.

Darle vida al tema La isla de los fantasmas suponía todo un reto, ya que se trataba de una canción muy metafórica que debíamos resolver con escasísimos medios y relativa prisa. En las primeras tormentas de ideas se habló de ballenas volando, de avestruces con corbata y más de cien bailarines improvisando en un arrozal (nuestra intención era llegar a un acuerdo con un festival de danza contemporánea con el que tenemos buena relación, pero al final la cosa no cuajó). Poco a poco tuvimos que ir podando el árbol de ideas y al final decidimos adaptar la leyenda oriental del hilo rojo, que dice así: «Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero nunca romper».

Pervertimos la leyenda para que en vez de conectar a la gente en un sentido romántico, les atara a un destino que no deseaban. Al final redujimos el tema de la canción a una sola frase: “para convertirse en seres puros se deben dejar atrás las ataduras“. Una vez sintetizado, decidimos representar el destino con el hilo rojo y la pureza (los “seres naturales” de los que habla la canción) con los paisajes (salvajes o invadidos por la naturaleza).

Fueron tres días de rodaje muy intensos y un par de semanas de edición y postproducción en la que hemos aprendido muchas cosas: la primera de ellas, que esto de rodar videoclips engancha.

La_isla_de_fantasmas-01-blog

Book-trailer de Námanor

El autor chileno Aldo A. Berríos me pidió que hiciera realidad su visión del book-trailer de Námanor, su nueva novela publicada por Editorial Forja. La idea fue partir de la ilustración de portada de Daniel Gava, extenderla, animarla y generar de cero un par de planos nuevos que encajaran con su estilo e ilustraran las frases elegidas por el autor. Como Aldo le daba mucha importancia al sonido, conté con la ayuda del gran Jordi Miró, que se encargó de componer la banda sonora.

Las 20 mejores películas que he visto en 2013

Un año más, os traigo mi lista completamente subjetiva y sin orden de preferencia de lo mejor que he visto en 2013 (podéis ver también las de 2008, 2009, 20102011 y 2012). Este año he visionado 255 películas (sin contar cortos, documentales ni series), de las cuales he seleccionado las veinte que por una u otra cosa más me han gustado. Al final de la entrada también podéis consultar mi top ten de pelis estrenadas en 2013 (según IMDB.com).

 

Django Unchained: Tarantino vuelve a demostrar que es un genio del reciclaje cinematográfico. Coge la receta del western y lo adereza con dosis milimétricamente medidas de drama, humor y acción. Peliculón.

The Hunt: Drama danés sobre un profesor de guardería cuya vida se desmorona en un abrir y cerrar de ojos. Maravillosa.

Flight: Tras su aventura fallida con la animación por captura de movimiento, el cine de imagen real recupera a un Zemeckis capaz de rodar el desenmascaramiento de un héroe con tensión y mucho estilo. Papelón de Denzel Washington.

Life of Pi: A menudo se le ve demasiado el plumero pseudoespiritual, pero el resultado es precioso y técnicamente abrumador. Lo más destacable es que la mayor parte de la historia sucede con un muchacho y un tigre en una balsa y mantiene la tensión en todo momento.

Gravity: De vez en cuando aparece una película que hace dar un pasito adelante a la industria del cine. Cuarón vuelve a rodar una obra técnicamente impresionante, aunque tal vez peca de un guion algo simplón. Imprescindible.

Prisioners: Plantea una serie de dilemas morales que obliga al espectador a compartir la tensión que los personajes viven en pantalla. Una dirección contenida, con actores en estado de gracia y un regustillo a David Fincher muy agradable.

La migliore offerta: Un ejercicio de prestidigitación entretenido y ameno. Entiendo a los que dudan de ella, pero a mí me pareció fantástica.

The Place Beyond the Pines: Historias cruzadas con giros sorprendentes y un reparto muy bien elegido. Toda una sorpresa.

Dans la maison: La relación entre un profesor de instituto y uno de sus alumnos interesado en la literatura dará lugar a una situación tan curiosa como espeluznante. Muy original.

Why Don’t You Play in Hell?: Brutal, en los dos sentidos de la palabra. Sion Sono se transforma en una especie de Tarantino japonés y logra combinar humor y acción salvaje en una película sobre gente que hace películas… a su manera.

Before Midnight: Está tan bien interpretada que a veces crees estar viendo un reallity. Es impresionante la química de esta pareja de actores e inolvidable el plano fijo de casi un cuarto de hora que abre la película.

The Brass Teapot: Aunque algunos la considerarán prescindible, a mí me lo hizo pasar muy bien con su argumento absurdo y su estilo desenfadado. La premisa mola mogollón.

Barfi!: Podría describirse como una especie de Amélie indio con un protagonista sordomudo. Muy entrañable.

La grande bellezza: He estado a punto de no incluirla en la lista porque resulta elitista y algo inaccesible, pero esta película es cine mayúsculo. La historia deambula junto a su personaje, te lleva de un lado a otro para mostrarte la vida a través de sus ojos sin contarte nada concreto, pero haciéndote reflexionar sobre la comunidad a la que él pertenece.

Spring Breakers: Para algunos, una de las peores películas del año. La califican de videoclip estirado con exestrellas Disney en bikini como reclamo, pero si te atreves a mirarla con otros ojos descubrirás nihilismo y genialidad, sobre todo en su estupenda fotografía y en un James Franco tan pasado de vueltas como memorable.

The Kings of Summer: Hacía mucho tiempo que no veía la adolescencia tan bien reflejada en una película, con esa sensación de autosuficiencia y valentía para enfrentarte a la vida a tu manera. La pondría en el mismo grupo que las excelentes The Spectacular Now y The Way, Way Back.

The Great Gatsby: Luhrmann no dirige películas, articula monstruosos espectáculos que bien podrían considerarse obras de Broadway vistas a través de sus ojos. Lejos de ser perfecta, tiene ese halo de grandiosidad que a veces necesitamos para contrarrestar tanto cine indie.

Stoker: Mejorable en muchos aspectos, pero con una dirección ejemplar.

The Man of Steel: Aun con todos sus defectos, esta película-evento me resultó una acertada reimaginación del personaje y un festival de hostias y destrucción muy bien ejecutado.

Blancanieves: Debo admitir que los prejuicios me jugaron una mala pasada con esta película. ¿Una revisitación de Blancanieves en la España cañí, con enanos toreros y demás mandangas? Eso no podía traer nada bueno… pero lo trajo. El resultado es excelente, una lección magistral de cine. Olé!

 

Se quedan a las puertas: Argo (¡no me tiréis tomates aún!, me gustó mucho… pero creo que el hype era demasiado alto y que no se merecía el Oscar), The Spectacular Now (muy, pero que muy bien interpretada), The Way, Way Back (entrañable adolescencia), Kick-Ass 2 (habiendo leído los cómics y sintiéndome decepcionado por la primera parte, esta secuela me hizo reír un montón), Pain & Gain (lo más increíble es que está basada en una historia real), The World’s End (sin ser un fan acérrimo de la trilogía que cierra, debo admitir que la primera mitad de la película es prácticamente perfecta para lo que cuenta y la segunda muy divertida), A Royal Affair (intrigas palaciegas en tierras danesas, a mí me encantó), Byzantium (una nueva vuelta de tuerca a los vampiros, estos no brillan… pero esconden otro tipo de secretos), Epic (visualmente está genial, pero a la historia le falta algo de chispa), Captain Phillips (un blockbuster con más cabeza y corazón del que parece), Frozen (Disney intentando repetir el éxito de Tangled, pero quedándose unos metros lejos… a los personajes les falta carisma, pero la banda sonora y el apartado visual es espectacular), Fruitvale Station (¡qué fácil habría sido convertir esta película en una simple telemovie!, te hace sentir parte de la familia del protagonista y el final te deja tocado), Iron Man 3 (para hartarse a palomitas hasta reventar), How I Live Now (una especie de Red Dawn, pero más íntima y dura), Mud (McConaughey es mejor actor de lo que muchos están dispuestos a admitir), O homem que copiava (cine brasileño de hace casi una década, pero una propuesta muy interesante), Only God Forgives (miradla solo por la increíble fotografía), Perfect Sense (drama intimista en el que la humanidad va perdiendo poco a poco sus sentidos), The Bling Ring (esa frialdad que transmite es intencionada, en su interior se esconde una obra muy interesante sobre la superficialidad), The East (sin llegar al nivel del resto de películas en las que Brit Marling ha estado implicada, esta también se desenvuelve bastante bien), The Hunter (la historia de un cazador con una misión muy particular) y Antiviral (asquerosa y muy perturbadora).

Las más malas: Bullet to the Head (apoyo la vuelta de Stallone con cosas como The Expendables, pero esta es un despropósito se mire por donde se mire) y Prince Avalanche (creo que no le pillé el chiste).

Las más raras: John Dies at the End (rara es poco, no sé ni cómo explicar de qué va), Movie 43 (no es exactamente “rara”, pero cuando veáis el humor grueso de algunos de los cortos que incluye entenderéis por qué la pongo aquí), Oh My God (peli india sobre un empresario que denuncia a Dios), Upstream Color (vale, lo admito… aún no la he entendido, y eso que soy fan de la primera obra del director: Primer), Vanishing Waves (me vendieron la moto y caí como un tonto) y Zerophilia (la peli es mala, pero el concepto recuerda mucho a Ranma y tiene su aquél).

Las que me han decepcionado: Para mí, la mayor decepción del año ha sido After Earth (soy de los pocos que quedaban que aún defendían a Shyamalan), pero le sigue de muy cerca Oz, the Great and Powerful (tan absurda e infantil que aburre y ofende, solo se salva su prólogo).

Documentales: A pesar de lo tramposo que es, Searching for Sugarman me encantó. Otro que destacaría es The Imposter, aunque por la forma en que está rodado uno no termina de creerse lo que ve.

Las que aún no he visto: Amour, La vie d’Adèle, About Time, Rush, The Act of Killing y Coherence.

Y en cuanto a cine español: Blancanieves ha entrado en mi criba, pero también destacaría Grand Piano y Grupo 7.

 

Top ten de películas estrenadas en 2013 (según IMDB.com y sin orden de preferencia):

-The Hunt (Thomas Vinterberg).
-Gravity (Alfonso Cuarón).
-Prisioners (Denis Villeneuve).
-The Place Beyon the Pines (Derek Cianfrance).
-Why Don’t You Play in Hell? (Sion Sono).
-La grande bellezza (Paolo Sorrentino).
-La migliore oferta (Giuseppe Tornatore).
-Man of Steel (Zack Snyder).
-Stoker (Park Chan-wook).
-Before Midnight (Richard Linklater).

Spot “¡Uvas!”

Aquí tenéis el spot para felicitar el año nuevo que he escrito y dirigido para Delta Produccions. ¡Cuidado con las uvas! ;)

Actualización: Rodamos con un presupuesto ridículo y de forma atropellada; nuestro objetivo era alcanzar las 1.000 visitas en 48h, algo que veíamos realmente complicado porque entraban en juego múltiples factores. El recuento definitivo de esos dos días ha sido alrededor de las 6.000 (y eso sin contabilizar otros canales por donde se ha viralizado), así que… ¡Reto conseguido!

¡Mi primera traducción al chino!

Misterios subterráneos, el libro-juego que publiqué en castellano y catalán ¡por fin ha visto la luz en China! Se trata de una edición con dos detalles muy interesantes: para empezar, incluye un mapa de tramas para que el lector pueda seguir el camino de cada historia y así leer y releer el libro todas las veces que haga falta hasta completarlo, y el segundo es una especie de lupa que, según he podido entender (mi chino se limita al “buenos días” y “muchas gracias”), sirve para descubrir el número de página al que debes saltar cada vez que tomas una decisión.

Muy pronto se publicará también en Turquía y Portugal.


Nueva novela completada

Acabo de terminar mi sexta novela. ¡Vaya!, qué raro se hace decirlo en voz alta. He pasado casi seis años trabajando en ella de forma interrumpida (tanto que llegué a bautizarla como “mi novela maldita”) y ahora estoy experimentando algo inesperado, una especie de síndrome de Estocolmo literario.

Resulta complicado explicar lo que se siente cuando se pone punto final a un proyecto al que has dedicado tanto tiempo. Estoy agotado, consumido, pero con todo no puedo evitar echar de menos el mundo y los personajes a los que acabo de decir adiós. Por una parte me alegro de que sus destinos ya estén atados y que muy pronto pueda compartir sus historias con vosotros, pero por el otro el perfeccionista atroz que llevo dentro me dice que tal vez podría rizar el rizo, que necesito dedicarle aún más tiempo, hacer más revisiones; que esas cuatrocientas páginas deberían ser ochocientas porque me he dejado un montón de buenas ideas en el tintero.

Como se suele decir: el escritor no da nunca por terminada su obra, ¡se la arrancan de las manos! Y así me siento ahora. Liberado de ese peso que arrastraba desde hace años, pero con una fuerte sensación de desamparo.

Supongo que a medida que vaya retomando viejos proyectos y me enfrente a otros nuevos iré olvidando el libro que me ha resultado más difícil escribir. Hasta entonces, seguiré dándole vueltas a la cabeza y quién sabe, quizá de esa nostalgia salga algo bueno. Una secuela o el origen de una nueva y aún más exigente historia, tal vez.

Espero poder explicaros de qué va y cómo se titula muy pronto.

Corto “FreeMIND”

Hace algún tiempo os hablé sobre los desafíos y de mi decisión de hacer cine por diversión, sin ambiciones. Sigo trabajando en proyectos grandes de los que no puedo soltar prenda, así que estos pequeños retos audiovisuales me sirven para mantenerme en forma y explorar nuevos caminos. El cine sigue siendo cine, ya cuentes con un gran presupuesto o con la caja vacía reclamando dosis de ingenio para llenarla.

Mi último experimento se llama FreeMIND, y aunque sigue siendo un proyecto modesto, pequeñito, rodado de nuevo con presupuesto cero, me siento especialmente orgulloso de él porque todo se organizó en dos días y recientemente ha ganado el premio al Mejor Corto de Ficción en el Curt-Redó Film Festival.

Más espontáneo imposible. Un viernes por la mañana se me ocurrió la idea, al mediodía ya tenía escrito el guion, por la tardé lié al director de foto y al actor (con los que ya había trabajado previamente). El sábado tuve que combinar compromisos familiares con la dirección de arte (nada que no pudiera resolverse con una fugaz visita al bazar chino) y el domingo, bien prontito, ya estábamos rodando en el parquin de mi casa. Sin plan de rodaje, sin storyboard ni planos de planta, sin apenas planificación previa. El reto para mí era lanzarme al ruedo desnudo, ejecutar un salto mortal sin red. Todo estaba en mi cabeza y tenía que buscar el modo de trasladarlo a la pantalla sin medios ni ningún tipo de material de apoyo.

Y aquí tenéis el resultado (NSFW):

Si ya habéis visto el vídeo: ¡Cuidado, spoilers! Iluminamos el escenario únicamente con una bombilla (excepto la parte del anuncio), todo el audio está puesto en postpo (obligatorio al rodar en un parquin con eco) y la sangre (en realidad zumo de tomate) acabó jugándonos una mala pasada al reflejar la luz amarilla. En cuanto al dispositivo del final… está hecho con una jabonera y barritas de silicona; queríamos darle un aire futurista y pensamos que toda ese plástico transparente podía resultar. ¡Cine de guerrilla, amigos!

FreeMIND: Mejor Corto de Ficción en Curt-Redó 2013

FreeMIND es un corto pequeñito. MUY pequeñito. Se rodó de forma improvisada con lo que teníamos a mano. Desde que surgió la idea hasta que lo tuvimos rodado pasaron apenas 48h y cinco días después estaba montado, con el sonido editado (todo es postpo) y la música compuesta. Además de cine de guerrilla, debería considerarse de producción ultra-rápida.

Aun así, esta espontánea excentricidad ya ha cosechado su primer premio. ¡Y bien orgullosos que estamos! Espero que en el futuro nos dé más alegrías.