Blog personal de Javi Araguz

Las 20 mejores películas que he visto en 2013

Un año más, os traigo mi lista completamente subjetiva y sin orden de preferencia de lo mejor que he visto en 2013 (podéis ver también las de 2008, 2009, 20102011 y 2012). Este año he visionado 255 películas (sin contar cortos, documentales ni series), de las cuales he seleccionado las veinte que por una u otra cosa más me han gustado. Al final de la entrada también podéis consultar mi top ten de pelis estrenadas en 2013 (según IMDB.com).

 

Django Unchained: Tarantino vuelve a demostrar que es un genio del reciclaje cinematográfico. Coge la receta del western y lo adereza con dosis milimétricamente medidas de drama, humor y acción. Peliculón.

The Hunt: Drama danés sobre un profesor de guardería cuya vida se desmorona en un abrir y cerrar de ojos. Maravillosa.

Flight: Tras su aventura fallida con la animación por captura de movimiento, el cine de imagen real recupera a un Zemeckis capaz de rodar el desenmascaramiento de un héroe con tensión y mucho estilo. Papelón de Denzel Washington.

Life of Pi: A menudo se le ve demasiado el plumero pseudoespiritual, pero el resultado es precioso y técnicamente abrumador. Lo más destacable es que la mayor parte de la historia sucede con un muchacho y un tigre en una balsa y mantiene la tensión en todo momento.

Gravity: De vez en cuando aparece una película que hace dar un pasito adelante a la industria del cine. Cuarón vuelve a rodar una obra técnicamente impresionante, aunque tal vez peca de un guion algo simplón. Imprescindible.

Prisioners: Plantea una serie de dilemas morales que obliga al espectador a compartir la tensión que los personajes viven en pantalla. Una dirección contenida, con actores en estado de gracia y un regustillo a David Fincher muy agradable.

La migliore offerta: Un ejercicio de prestidigitación entretenido y ameno. Entiendo a los que dudan de ella, pero a mí me pareció fantástica.

The Place Beyond the Pines: Historias cruzadas con giros sorprendentes y un reparto muy bien elegido. Toda una sorpresa.

Dans la maison: La relación entre un profesor de instituto y uno de sus alumnos interesado en la literatura dará lugar a una situación tan curiosa como espeluznante. Muy original.

Why Don’t You Play in Hell?: Brutal, en los dos sentidos de la palabra. Sion Sono se transforma en una especie de Tarantino japonés y logra combinar humor y acción salvaje en una película sobre gente que hace películas… a su manera.

Before Midnight: Está tan bien interpretada que a veces crees estar viendo un reallity. Es impresionante la química de esta pareja de actores e inolvidable el plano fijo de casi un cuarto de hora que abre la película.

The Brass Teapot: Aunque algunos la considerarán prescindible, a mí me lo hizo pasar muy bien con su argumento absurdo y su estilo desenfadado. La premisa mola mogollón.

Barfi!: Podría describirse como una especie de Amélie indio con un protagonista sordomudo. Muy entrañable.

La grande bellezza: He estado a punto de no incluirla en la lista porque resulta elitista y algo inaccesible, pero esta película es cine mayúsculo. La historia deambula junto a su personaje, te lleva de un lado a otro para mostrarte la vida a través de sus ojos sin contarte nada concreto, pero haciéndote reflexionar sobre la comunidad a la que él pertenece.

Spring Breakers: Para algunos, una de las peores películas del año. La califican de videoclip estirado con exestrellas Disney en bikini como reclamo, pero si te atreves a mirarla con otros ojos descubrirás nihilismo y genialidad, sobre todo en su estupenda fotografía y en un James Franco tan pasado de vueltas como memorable.

The Kings of Summer: Hacía mucho tiempo que no veía la adolescencia tan bien reflejada en una película, con esa sensación de autosuficiencia y valentía para enfrentarte a la vida a tu manera. La pondría en el mismo grupo que las excelentes The Spectacular Now y The Way, Way Back.

The Great Gatsby: Luhrmann no dirige películas, articula monstruosos espectáculos que bien podrían considerarse obras de Broadway vistas a través de sus ojos. Lejos de ser perfecta, tiene ese halo de grandiosidad que a veces necesitamos para contrarrestar tanto cine indie.

Stoker: Mejorable en muchos aspectos, pero con una dirección ejemplar.

The Man of Steel: Aun con todos sus defectos, esta película-evento me resultó una acertada reimaginación del personaje y un festival de hostias y destrucción muy bien ejecutado.

Blancanieves: Debo admitir que los prejuicios me jugaron una mala pasada con esta película. ¿Una revisitación de Blancanieves en la España cañí, con enanos toreros y demás mandangas? Eso no podía traer nada bueno… pero lo trajo. El resultado es excelente, una lección magistral de cine. Olé!

 

Se quedan a las puertas: Argo (¡no me tiréis tomates aún!, me gustó mucho… pero creo que el hype era demasiado alto y que no se merecía el Oscar), The Spectacular Now (muy, pero que muy bien interpretada), The Way, Way Back (entrañable adolescencia), Kick-Ass 2 (habiendo leído los cómics y sintiéndome decepcionado por la primera parte, esta secuela me hizo reír un montón), Pain & Gain (lo más increíble es que está basada en una historia real), The World’s End (sin ser un fan acérrimo de la trilogía que cierra, debo admitir que la primera mitad de la película es prácticamente perfecta para lo que cuenta y la segunda muy divertida), A Royal Affair (intrigas palaciegas en tierras danesas, a mí me encantó), Byzantium (una nueva vuelta de tuerca a los vampiros, estos no brillan… pero esconden otro tipo de secretos), Epic (visualmente está genial, pero a la historia le falta algo de chispa), Captain Phillips (un blockbuster con más cabeza y corazón del que parece), Frozen (Disney intentando repetir el éxito de Tangled, pero quedándose unos metros lejos… a los personajes les falta carisma, pero la banda sonora y el apartado visual es espectacular), Fruitvale Station (¡qué fácil habría sido convertir esta película en una simple telemovie!, te hace sentir parte de la familia del protagonista y el final te deja tocado), Iron Man 3 (para hartarse a palomitas hasta reventar), How I Live Now (una especie de Red Dawn, pero más íntima y dura), Mud (McConaughey es mejor actor de lo que muchos están dispuestos a admitir), O homem que copiava (cine brasileño de hace casi una década, pero una propuesta muy interesante), Only God Forgives (miradla solo por la increíble fotografía), Perfect Sense (drama intimista en el que la humanidad va perdiendo poco a poco sus sentidos), The Bling Ring (esa frialdad que transmite es intencionada, en su interior se esconde una obra muy interesante sobre la superficialidad), The East (sin llegar al nivel del resto de películas en las que Brit Marling ha estado implicada, esta también se desenvuelve bastante bien), The Hunter (la historia de un cazador con una misión muy particular) y Antiviral (asquerosa y muy perturbadora).

Las más malas: Bullet to the Head (apoyo la vuelta de Stallone con cosas como The Expendables, pero esta es un despropósito se mire por donde se mire) y Prince Avalanche (creo que no le pillé el chiste).

Las más raras: John Dies at the End (rara es poco, no sé ni cómo explicar de qué va), Movie 43 (no es exactamente “rara”, pero cuando veáis el humor grueso de algunos de los cortos que incluye entenderéis por qué la pongo aquí), Oh My God (peli india sobre un empresario que denuncia a Dios), Upstream Color (vale, lo admito… aún no la he entendido, y eso que soy fan de la primera obra del director: Primer), Vanishing Waves (me vendieron la moto y caí como un tonto) y Zerophilia (la peli es mala, pero el concepto recuerda mucho a Ranma y tiene su aquél).

Las que me han decepcionado: Para mí, la mayor decepción del año ha sido After Earth (soy de los pocos que quedaban que aún defendían a Shyamalan), pero le sigue de muy cerca Oz, the Great and Powerful (tan absurda e infantil que aburre y ofende, solo se salva su prólogo).

Documentales: A pesar de lo tramposo que es, Searching for Sugarman me encantó. Otro que destacaría es The Imposter, aunque por la forma en que está rodado uno no termina de creerse lo que ve.

Las que aún no he visto: Amour, La vie d’Adèle, About Time, Rush, The Act of Killing y Coherence.

Y en cuanto a cine español: Blancanieves ha entrado en mi criba, pero también destacaría Grand Piano y Grupo 7.

 

Top ten de películas estrenadas en 2013 (según IMDB.com y sin orden de preferencia):

-The Hunt (Thomas Vinterberg).
-Gravity (Alfonso Cuarón).
-Prisioners (Denis Villeneuve).
-The Place Beyon the Pines (Derek Cianfrance).
-Why Don’t You Play in Hell? (Sion Sono).
-La grande bellezza (Paolo Sorrentino).
-La migliore oferta (Giuseppe Tornatore).
-Man of Steel (Zack Snyder).
-Stoker (Park Chan-wook).
-Before Midnight (Richard Linklater).

Spot “¡Uvas!”

Aquí tenéis el spot para felicitar el año nuevo que he escrito y dirigido para Delta Produccions. ¡Cuidado con las uvas! ;)

Actualización: Rodamos con un presupuesto ridículo y de forma atropellada; nuestro objetivo era alcanzar las 1.000 visitas en 48h, algo que veíamos realmente complicado porque entraban en juego múltiples factores. El recuento definitivo de esos dos días ha sido alrededor de las 6.000 (y eso sin contabilizar otros canales por donde se ha viralizado), así que… ¡Reto conseguido!

¡Mi primera traducción al chino!

Misterios subterráneos, el libro-juego que publiqué en castellano y catalán ¡por fin ha visto la luz en China! Se trata de una edición con dos detalles muy interesantes: para empezar, incluye un mapa de tramas para que el lector pueda seguir el camino de cada historia y así leer y releer el libro todas las veces que haga falta hasta completarlo, y el segundo es una especie de lupa que, según he podido entender (mi chino se limita al “buenos días” y “muchas gracias”), sirve para descubrir el número de página al que debes saltar cada vez que tomas una decisión.

Muy pronto se publicará también en Turquía y Portugal.


Nueva novela completada

Acabo de terminar mi sexta novela. ¡Vaya!, qué raro se hace decirlo en voz alta. He pasado casi seis años trabajando en ella de forma interrumpida (tanto que llegué a bautizarla como “mi novela maldita”) y ahora estoy experimentando algo inesperado, una especie de síndrome de Estocolmo literario.

Resulta complicado explicar lo que se siente cuando se pone punto final a un proyecto al que has dedicado tanto tiempo. Estoy agotado, consumido, pero con todo no puedo evitar echar de menos el mundo y los personajes a los que acabo de decir adiós. Por una parte me alegro de que sus destinos ya estén atados y que muy pronto pueda compartir sus historias con vosotros, pero por el otro el perfeccionista atroz que llevo dentro me dice que tal vez podría rizar el rizo, que necesito dedicarle aún más tiempo, hacer más revisiones; que esas cuatrocientas páginas deberían ser ochocientas porque me he dejado un montón de buenas ideas en el tintero.

Como se suele decir: el escritor no da nunca por terminada su obra, ¡se la arrancan de las manos! Y así me siento ahora. Liberado de ese peso que arrastraba desde hace años, pero con una fuerte sensación de desamparo.

Supongo que a medida que vaya retomando viejos proyectos y me enfrente a otros nuevos iré olvidando el libro que me ha resultado más difícil escribir. Hasta entonces, seguiré dándole vueltas a la cabeza y quién sabe, quizá de esa nostalgia salga algo bueno. Una secuela o el origen de una nueva y aún más exigente historia, tal vez.

Espero poder explicaros de qué va y cómo se titula muy pronto.

Corto “FreeMIND”

Hace algún tiempo os hablé sobre los desafíos y de mi decisión de hacer cine por diversión, sin ambiciones. Sigo trabajando en proyectos grandes de los que no puedo soltar prenda, así que estos pequeños retos audiovisuales me sirven para mantenerme en forma y explorar nuevos caminos. El cine sigue siendo cine, ya cuentes con un gran presupuesto o con la caja vacía reclamando dosis de ingenio para llenarla.

Mi último experimento se llama FreeMIND, y aunque sigue siendo un proyecto modesto, pequeñito, rodado de nuevo con presupuesto cero, me siento especialmente orgulloso de él porque todo se organizó en dos días y recientemente ha ganado el premio al Mejor Corto de Ficción en el Curt-Redó Film Festival.

Más espontáneo imposible. Un viernes por la mañana se me ocurrió la idea, al mediodía ya tenía escrito el guion, por la tardé lié al director de foto y al actor (con los que ya había trabajado previamente). El sábado tuve que combinar compromisos familiares con la dirección de arte (nada que no pudiera resolverse con una fugaz visita al bazar chino) y el domingo, bien prontito, ya estábamos rodando en el parquin de mi casa. Sin plan de rodaje, sin storyboard ni planos de planta, sin apenas planificación previa. El reto para mí era lanzarme al ruedo desnudo, ejecutar un salto mortal sin red. Todo estaba en mi cabeza y tenía que buscar el modo de trasladarlo a la pantalla sin medios ni ningún tipo de material de apoyo.

Y aquí tenéis el resultado (NSFW):

Si ya habéis visto el vídeo: ¡Cuidado, spoilers! Iluminamos el escenario únicamente con una bombilla (excepto la parte del anuncio), todo el audio está puesto en postpo (obligatorio al rodar en un parquin con eco) y la sangre (en realidad zumo de tomate) acabó jugándonos una mala pasada al reflejar la luz amarilla. En cuanto al dispositivo del final… está hecho con una jabonera y barritas de silicona; queríamos darle un aire futurista y pensamos que toda ese plástico transparente podía resultar. ¡Cine de guerrilla, amigos!

FreeMIND: Mejor Corto de Ficción en Curt-Redó 2013

FreeMIND es un corto pequeñito. MUY pequeñito. Se rodó de forma improvisada con lo que teníamos a mano. Desde que surgió la idea hasta que lo tuvimos rodado pasaron apenas 48h y cinco días después estaba montado, con el sonido editado (todo es postpo) y la música compuesta. Además de cine de guerrilla, debería considerarse de producción ultra-rápida.

Aun así, esta espontánea excentricidad ya ha cosechado su primer premio. ¡Y bien orgullosos que estamos! Espero que en el futuro nos dé más alegrías.

Un corto muy corto

A principios de año rodamos cuatro cortos en dos días sin un duro, pero con muchas ganas. Uno de ellos nos dio algunos problemas en montaje y finalmente decidimos que no valía la pena invertir tiempo y esfuerzo en arreglarlo, así que lo hemos dejado en un gag breve. ¡Disfrutadlo!

Spot para Takeover 2013

Ya podéis ver el spot/videoclip/práctica del taller de cine de guerrilla/cosa indeterminada que rodamos hace aproximadamente un mes para el festival de música electrónica Takeover. Se hizo todo en un día y con un presupuesto muy ajustado, pero el resultado ha quedado bastante digno. ¡Tengo que admitir que los alumnos del taller me sorprendieron mucho! O soy buen profe o venían con la lección aprendida de casa.

Como curiosidad, los tres chicos protagonistas son algunos de los DJs que participarán en el festival y la música que suena es toda original.

En esta ocasión, el reto consistía (además de rodar con poco y mucha prisa) en ceñirme a la idea original proporcionada por 5doctubre y narrar la acción en un espacio reducido.

Relatos catastróficos por una buena causa

Hace algún tiempo os hablé de 20 relatos del fin del mundo, una antología de relatos catastróficos en la que participé junto a autores como Francesc Miralles, Isabel del Río o Susana Vallejo. Pues bien, al parecer la primera edición de este proyecto (cuyos beneficios se destinarán a Médicos sin fronteras) está a punto de agotar su primera edición.

¿Tendrá algo que ver el divertido vídeo con las voces de Marc Zanni y Joan Sáez (voces de Goku y Vegeta de Dragon Ball en su versión catalana) que grabamos en Sant Jordi?

Entrevista en Surtdecasa (CAT)

La semana pasada, la revista on-line Surtdecasa.cat charló con Joan Marc Clofent (de 5doctubre, el estudio de diseño gráfico en el que colaboro) y conmigo sobre book-trailers, diseño editorial y mil cosas más. El resultado es este reportaje (en catalán) en el que, aunque algunas cosas se sacan de contexto, se refleja bastante bien parte de la entrevista.